CARCEL

jailed-heart_597x600

En mi carcel no hay nada. Solo las paredes que me rodean. Sólo el suspiro del viento que llena; solo la comprensión de que todavía estoy viva. Donde hay vida hay esperanza dice la Palabra. ¿Pero aquí en esta cárcel que vida hay? Quizá sea que estoy viendo todo a mi alrededor;mis ojos no se han cerrado. Quizá eso me hace comprender que todavía hay vida. Quizá es ver mi aliento nubluso subiendo en las noches frías, y hay muchas, de invierno. Quizá sea simplemente que aún con el dolor tenuente en mi, la incomprensión de mi posición, o lo incierto de mi futuro mi corazón no se ha querido rendir.

Rendir…ah esa palabra es tan extraña para mi. Mi posición solitaria la ayuda ha agudizarse más en mi existir. Y es ahí donde me pregunto si fue ella la que creó mi cárcel y la adorno de nada solo paredes. ¿Si fue ella la que hizo que la vida se desvaneciera, no fuera o se convirtiera en un sueño sin existir? ¿Y si fue, el rendirme lo que creó mi cárcel como pudiera yo hacer para qué la deciciera? Vuelvo al mismo sitio de la existensia, no vida, y de nuevo sin respuesta. Vuelvo a desilusionarme con un sueño que jamás llegaría a que existiera.
Desilusión…ella sí me llena. No creo que ha sido la creadora de mi cárcel sino el impulso que hay en mi para quedarme y no tratar de escapar. ¿Como? ¿Cómo escapar si la desilusión me abarca los sentidos, llena mis oídos de todo lo que desea y nunca llego a vivir, y si la combatiese, que obtendría? Ella me pelearía y la debilidad con la que sustenta no me bastaría para desprenderme. Terminaría de nuevo, herida, dolida, abrumada, y sin más esperanzas de que algún día pudiese de mi cárcel salir.
Esperanza…ella sí fue buena pero tan cobarde que no se queda. ¡Ella sí no solamente pudiese combatir la solución pero tiene tal poder que rompería las paredes de mi cárcel y rendir quedaría a nivel de destrucción! Pero ella y yo no llegamos a encontrarnos. Sólo vienen lapsos en los que podemos encontrarnos. Son en esos que nos decimos cosas lindas , yo sonrió y después se va y vuelvo a lamentarlo. ¡No quiero verla, ni visitas por temporadas quiero! ¡Si pudiese quedarse como amiga y hermana sustentando mi existencia cuanto pudiera quedarme fuera de este tormento! ¡Mi cárcel !!!
Abrumada por la terrible realidad viene sobre mi el lamento más grande de lo que esta cárcel pudiese traer o permitir. El amor que nunca aparece y ese sí viene a destruir! Es el en quien fijamos la esperanza, la de ser amados incondicionalmente – sin reservas ni condiciones. Es en ese amor la dinamita de mi cárcel, la destrucción de mi rendir y la desaparición de mi desilusión y desaire. Parece ser tan pequeña y no tener mucha preparación pero es en el amor, el verdadero, único y perfecto de Dios que su poder es intensificado. Ese, el amor de Dios, derrumba las paredes creadas por el rendir, quita los aires de desilusión, y vuelve a la esperanza a ser nuestra hermana y amiga. Es en este VERDADERO AMOR que uno recibe la libertad de la cárcel que ahoga tu interior.
He comprendido mi cárcel es mi falta de AMOR!!!

Y.R. © Copyright 2012

Advertisements

Hablemos de Esto

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s