Las Moscas

Acababa de matar a una mosca en mi escritorio. En segundos descubro que hay una manada de hormoguitas sobre la mosca. No se de donde aparecieron pero estaban invadiendo todo mi escritorio. Cuando me doy cuenta en donde estaban centradas era en la mosca muerta. La saco y la tiro a la basura. De repente las hormigas que quedaron empezaron a desaparecer. Empezaron a moverse desorientadas sin saber que hacer.
Pensando en esto me di cuenta que cuando hay pecado dentro que no hemos confesado las potestades del enemigo aparecen en un segundo y aprovechan la oportunidad de invadir. No es hasta que identificamos el porque estamos batallando y el pecado que tenemos que estirpar y logremos removerlo atravez del arrepentimiento que tendremos paz. Es en ese momento que el enemigo queda desorientado y confundido porque no dejamos basura estancada dentro de nuestro espiritu que aliente al enemigo a permanecer.
Moraleja: Sin arrepentimiento le abres puertas al enemigo para invadir…YR

Advertisements